Menú
Colección de quesos asturianos

Quesos de Asturias, el alimento del Paraíso

El Principado es la región con mayor variedad de quesos de Europa, algunos tan deliciosos y originales como el Cabrales, el Gamonéu, el Afuega’l Pitu o el Casín

Dicen que Francia cuenta con más de 350 tipos de queso, prácticamente uno para cada día del año. Pero si hay una región que puede presumir de contar con la mayor variedad de quesos de toda Europa ese lugar es Asturias, con unos 42 tipos identificados: suaves o fuertes, ahumados, frescos, picantes, azules… De leche de vaca, oveja o cabra o elaborados con tres leches. Hay quesos para todos los gustos en la mayor mancha quesera del continente, cuatro de ellos con Denominación de Origen Protegida (Cabrales, Afuega’l Pitu, Gamonéu y Casín) y uno con Indicación Geográfica Protegida (Los Beyos). En el Restaurante de Oviedo La Mar y Morena los utilizamos en algunos de nuestros platos y los servimos para picar. Una selección, claro está, porque hay tantos quesos asturianos que no cabrían en una sola tabla.

Cuando un visitante llega a Asturias, son tantos los atractivos turísticos, que no sabe por dónde empezar. Pues lo mismo se puede decir de su gastronomía. Uno de sus alimentos con mayor encanto son sus quesos. Y también uno de los más conocidos, probablemente debido a que ha sido objeto de una gran promoción. Pero no siempre fue así. Durante siglos, los quesos asturianos no fueron tan populares, sobre todo comparados con los de otras regiones europeas. Se trataba de un producto prácticamente restringido al ámbito familiar. Algunas voces apuntan a que su escasa comercialización fuera del Principado radicaba en su dificultad para conservarlo. ¿Pero por qué se vendía el Roquefort y no el Cabrales si ambos son quesos azules? La explicación probablemente se encuentra en el aislamiento geográfico que sufría la región. La situación, afortunadamente, ha cambiado en las últimas décadas. El auge de la elaboración artesanal, el trabajo de las diversas cooperativas y los sellos de calidad obtenidos han jugado en su favor.

Quizá la variedad que rompió fronteras y la primera en alcanzar gran popularidad, fue uno de los que cuenta con Denominación de Origen: el Cabrales. El rey de las tablas de quesos asturianos, el que no puede faltar, es un queso azul elaborado con leche cruda de vaca, oveja y cabra. Una de sus curiosidades es que madura en cuevas naturales de los Picos de Europa.

Y si el Cabrales es el rey, el Gamonéu es el emperador de los quesos de Asturias, procedente del pueblo del mismo nombre en el concejo de Onís. Los pastores de Picos de Europa son los ‘autores’ de este exquisito queso azul, también con Denominación de Origen, que presenta dos variedades: el elaborado en las cabañas de los puertos de montaña durante los meses de verano y el elaborado en las queserías de los valles durante todo el año.

También riquísimo y azul, aunque sin denominación de origen, es el queso de La Peral. Es originario del concejo de Illas, en el centro de Asturias, y es mucho más joven, ya que empezó a producirse en los años 20 del siglo pasado. Y como muchos alimentos también tiene su leyenda: dicen que su creador se inspiró en el Roquefort.

Del centro de Asturias también procede uno de sus quesos más curiosos por su textura, ya que al comerlo se pega al paladar. De ahí su nombre, Afuega‘l Pitu, o lo que es lo mismo, ‘ahoga el pollo’. Elaborado con leche de vaca, este queso con Denominación de Origen, que puede ser blanco o rojo según la variedad, puede agradar o no, pero seguro que no deja indiferente a nadie.

Y el último de los quesos de Asturias con Denominación de Origen es el Casín, procedente de otra zona montañosa, en este caso, del concejo de Caso. Elaborado con leche cruda de vaca, una de sus curiosidades es que lleva grabados motivos o símbolos en una de sus caras.

Uno de los lugares más hermosos del Principado, el desfiladero de Los Beyos, en la zona Oriental de Asturias, da nombre a un queso con Indicación Geográfica Protegida (I.G.P.). Queso ahumado, de consistencia semidura a dura y de corteza fina y rugosa, Los Beyos es de sabor algo ácido, pero suave al paladar. Aunque dependerá de la leche utilizada, ya que se elabora indistintamente con leche de vaca, oveja y cabra, pero nunca las tres juntas.

Hemos hablado de 5 quesos, pero nos quedan otros 37. Algunos casi desaparecidos por su escasa producción, como el de Xenestoso, en Cangas del Narcea; y otros muy populares, como los de Pría, Peña Tú, Vidiago y Porrúa, los cuatro del concejo de Llanes. Es difícil hablar de todos, pero no probarlos. Seguro que ganas no faltan. Poco a poco, y en algo más de un mes, lo habremos conseguido.

Compartir en facebook Compartir en twitter

Utilizamos cookies propias y de terceros para gestionar tu visita, si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de uso de cookies. ¡Gracias!

Entendido